Si bien la Ley de Eficiencia Energética 21.305 recién se promulgó en 2021, “a partir de 2018 se empieza a notar un cambio en las empresas y una motivación específica por empezar a tomar los temas de eficiencia energética”, indicó Juan Pablo Payero, jefe del Área Industria Mercados para la Eficiencia Energética y el Cambio Climático de la Agencia de Sostenibilidad Energética, en el webinar organizado por ACEN titulado “Clientes libres y gestión de consumos mediante la eficiencia energética”.
Los grandes consumidores de energía -200 empresas en Chile consumen 1/3 de toda la energía del país-, tienen la obligación por ley de implementar el denominado Sistema de Gestión de la Energía (SGE) cuando el consumo energético supera las 50 tera calorías. “A la fecha, tenemos 296 empresas que fueron mandatadas para la implementación de un sistema de gestión de la energía”, comentó Payero.
Los beneficios de un SGE, según la Agencia, incluyen tres aspectos: ambientales y energéticos, liderazgo e imagen corporativa, y socioeconómicos. Estos últimos se expresan en ahorros energéticos que van entre un 3% y 5%, vale decir 122 GWh/año, en promedio en las 80 empresas que han asesorado desde el 2018.
Si se observa que, en muchas empresas, el costo de energía representa mensualmente entre un 18% a 40%, es una buena alternativa implementar el SGE. De hecho, Patricio Rendic, Gerente de Desarrollo y Estrategia en la Compañía Minera San Gerónimo, explicó que en una planta concentradora el gasto energético representa el 30% de los costos y que han constatado, en un programa piloto reciente, que el desempeño de un camión eléctrico exhibió un 65% menos de consumo de energía comparado con uno diésel.
“La minería es clave para la transición energética mundial. En los próximos 27 años se va a necesitar el doble del cobre de lo que se ha sacado en toda la historia de la humanidad hasta la fecha. Para no producir un cobre gris que va a tener un uso verde, es importante que las empresas tengan una transición energética interna”, agregó Rendic.
Según el ejecutivo de la minera, “hoy día contamos con 100% de energía eléctrica renovable. Estamos desarrollando proyectos de electrificación de largo aliento, de operaciones mineras completas, pero eso requiere una mirada de largo plazo y además ser cliente libre para asegurar el suministro que vas a usar en el futuro”.
Las empresas certificadas de acuerdo con la ISO 5001 en 2022 sumaron 167, antes de que partiera la ley ya había un interés, de acuerdo con Katherina Pérez, Subgerente Comercial de Roda Energía by Abastible. “La eficiencia energética debe tener una mirada de estrategia, un plan de acción, metas y objetivos. Ese es justamente el marco de trabajo que entrega un Sistema de Gestión de la Energía, y que puede ser un factor clave de éxito para las empresas que están trabajando en esta línea. Se debe entender como un punto de partida para poder avanzar en otras opciones que permitan reducir el consumo y mejorar el desempeño energético de las empresas”, comentó Pérez.
También desde Anesco Chile A.G., coincidieron en que se ha visto un mayor movimiento en el mercado de la eficiencia energética, “no solamente con los clientes que son grandes consumidores, sino que también en la industria en general. Los proyectos de eficiencia energética siempre son rentables en su mayoría porque significa mejorar el uso de la energía. Hacer más con menos”, señaló su presidenta Roxana Silva.
Al respecto, Silva precisó que estudios de la gremial demuestran que “con ese ahorro de 5,5% anual que habla la ley de eficiencia energética, se podrían construir 6 hospitales de alta complejidad. Así de relevante es esta ley”.
Según el calendario del Ministerio de Energía, el término del cumplimiento de SGE del proceso 2022 vence el 8 de marzo de 2024, fecha en que se evaluará el impacto de la principal política en materia de eficiencia energética implementada hasta ahora en el país.

Mira aquí la presentación

Revive el webinar en el canal de YouTube de ACEN